Como nació Toiboo

Hola otra vez, viajeros:

Hoy os explicaré  como nace Toiboo. Para ello, retrocederemos al pasado, exactamente al año 1990.

Concentrémonos en ello, era época de cambios. Había caído el muro de Berlín hace poco, el fin de la guerra fría había llegado y había muchos otros cambios que dejábamos atrás. Para la gente más joven, en este caso adolescentes, los años 90 fueron el inicio de una serie que nos marcó para bien o para mal: Sensación de Vivir. Y hablo de esta serie en concreto porqué yo era muy pequeña en aquel entonces, pero tiempo después me enganché a ella. Quería ser como Brenda y vivir esas aventuras. ¿A cuanta gente le encantaban las historias de instituto? Como los rompecorazones, las gemelas de Sweet Valley… que veía cada verano por la tele. Pero aparte del gusto por el cine o televisión, mi gran pasión siempre han sido los libros.

Desde pequeña siempre me he sentido como una pequeña Matilda, los libros siempre han sido mis amigos. Ellos siempre han sido para mí un mundo mágico donde cada sueño es posible. Un mundo en el que poder soñar, aprender cosas, sumergirte en la historia o incluso vivir lo que leías como si tú fueras el protagonista. Me escapaba siempre que podía a la librería de un familiar, y me sumergía entre libros. Para quién ama los libros, sabe que un libro no son simplemente letras organizadas entre sí formando frases e historias. Un libro es mucho más que eso. Es todo el conjunto en sí. Hay libros que son autenticas maravillas de arte, con su cubierta totalmente trabajada, toda la encuadernación en sí, libros con ilustraciones… mil y una características que hacen que cada libro sea diferente. Y así de ese amor por los libros, heredado en los años de mi infancia gracias a la librería de mi familiar, nació Toiboo. Toi de Toy , que significa juguete en inglés y boo de book, que es libro en inglés. Esas dos palabras más viajar son casi parte de todo nuestro universo.

Y del universo de los libros, una de las cosas que me encanta pero a la vez me entristece cuando acabo una obra, es llegar a la última página. Porque sabes que esa historia que ha formado parte de ti se acaba, algunas llegan incluso a dejar huella en tu interior, y por un momento quieres acabar pero a la vez te da pena. Pero al final cuando has acabado, es cuando llegan los nervios y la eterna pregunta que te haces mirando tu montón de libros: ¿Y ahora qué libro leo?

Toiboo

Un libro, aquel amigo que nunca te falla

Retorno a la tumba de los horrores

10 diciembre, 2017

El libro de la selva

10 diciembre, 2017

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Acepto la política de privacidad *